noticia-piochas

Fin último de nuestro quehacer

FIN ÚLTIMO DEL QUEHACER EDUCATIVO DEL COLEGIO SAINT JOHN’S VILLA ACADEMY

 Formar personas conscientes y libres, convencidas de su misión humana y cristiana.

Personas dispuestas a crecer en el amor al prójimo, comprometiéndose con la realidad concreta, imitando a Cristo encarnado en la historia.

Personas dispuestas a crecer en el saber para dinamizar la cultura y transformarla de acuerdo a las directrices de la Iglesia de Santiago.

Personas dispuestas a “ser” en el mundo del “tener”, lo requiere un desarrollo constante de la fe basada en el Evangelio.

LAS FAMILIAS DE NUESTRAS ALUMNAS Y ALUMNOS

  1. Consideramos a la familia como el fundamento de la sociedad, que encuentra su modelo en la familia de Jesús de Nazaret. Está llamada a ser Iglesia doméstica y la primera responsable de la formación de sus hijos.
  2. La familia es el ambiente más propicio para el crecimiento integral de sus hijas e hijos y de cada uno de sus miembros. Ella es la primera responsable en la educación de sus hijos.
  3. El Colegio promueve la espiritualidad familiar creando un ambiente sereno de fe, alegría y fraternidad y se esfuerza en ser una escuela de comunión y de participación y núcleo generoso de apostolado.
  4. La familia refleja el proyecto de Dios y se transforma en el espacio de formación en el cual se reciben el amor y la auténtica solidaridad.
  5. En nuestros colegios la familia se siente acogida, comprendida y acompañada en cualquier situación familiar en que vive.
  6. La familia vive una relación de reciprocidad con la comunidad educativa.
  7. La familia participa de los encuentros personales y otras iniciativas que persiguen como fin hacer cada vez más activa su inserción en la vida del colegio y en la tarea educativa de sus hijas e hijos.

LOS JÓVENES QUE QUEREMOS FORMAR:

El quehacer educativo de los Colegios Bautistinos de Chile se orienta a lo largo de todo el proceso a lograr que la persona sea:

  1. Consciente de su dignidad humana, como hija o hijo de Dios y amada/o por Él.
  2. Íntegra/o, libre y responsable, que procure pasar por la historia haciendo el bien.
  3. Comprometida/o con la sociedad, transformándose permanentemente en “agente de justicia y de paz en la caridad, para un futuro mejor de la humanidad”.
  4. Sencilla/o, respetuosa/o y acogedor/a, que sea capaz de humanizarse y humanizar las relaciones con los demás, según los valores propios del Evangelio.
  5. Responsable y fuerte para enfrentar la complejidad, exigencias y dolores propios de la existencia humana.
  6. Abierta/o a la trascendencia, desarrollando una actitud de confianza activa a la voluntad de Dios.
  7. Comprometida/o con los pobres en su promoción integral, animada/o por los valores de justicia, verdad y austeridad.