charleszuker

Los Misterios de la Mente

El rol de los sentidos: vista, oído, tacto, gusto y olfato, es crear una representación interna del mundo exterior. El mundo en que vivimos está construido por objetos concretos y reales, mientras que el cerebro sólo tiene células neuronales para representar esa realidad.

¿Y entonces cómo lo hace? ¿Cómo transformamos el mundo exterior en una percepción representada por señales eléctricas dentro de nuestras mentes?

Esas fueron las respuestas que Charles Zuker, neurocientífico chileno que vive y trabaja hace casi 40 años en Estados Unidos, expuso a nuestras alumnas de Octavo Básico a Tercero Medio, en una charla que duró poco más de una hora.

Mediante experimentos de última generación, Zuker demostró cómo nuestra percepción del mundo (influido por nuestras experiencias) sólo existe en nuestras mentes. Y cómo cada uno de nosotros tiene una visión única e individual del mundo que nos rodea.

Pero experimentos en ratones de laboratorio, han demostrado que esa visión única puede ser alterada, haciendo por ejemplo que los roedores sientan sed, pese a haber bebido agua en grandes cantidades. O que el gusto por lo dulce sea confundido por el gusto por lo amargo.

Desmitificó el mapa del gusto, pues se comprobó que toda la lengua tiene receptores para captar los cinco sabores primarios:  amargo, ácido, dulce, salado y umami (sabroso en japonés). También se descubrió que hay receptores para el CO2, de ahí el gusto por las bebidas carbonatadas.

¿Quién es Charles Zuker?

Oriundo de Arica, tras estudiar Biología en la PUC de Valparaíso, emigró a los 19 años a Estados Unidos para doctorarse en el MIT. Es miembro del Howard Hughes Medical Institute y profesor en los departamentos de Bioquímica y Biofísica, y de Neurociencia en la U. de Columbia (NY).

Miembro de la National Academy of Sciences de Estados Unidos, galardonado, entre otros, con el premio en neurociencias Alfred P. Sloan, el Alcon Award, el Cogan Award por su investigación en visión, el W. Alden Spencer Award de la U. de Columbia y el International Flavors and Fragances Award, por su investigación en el gusto.