cuentoverso_cobarde

Cuentos en Verso: Cobarde

COBARDE

Mérida, dueña de casa de Dunbroch
amaba tejer en su cama,
con su gato de cinco patas.
Adoraba a su burro Angus
con quien dormía 24 horas.
Era como una manta
de lana y piel morada.

El panadero Fergus y la costurera
deseaban con ganas
que fuera profesora.
¡No estoy lista para enseñar!
les repetía Mérida.

Las universidades se reunieron
a decidir la asignatura.
Mérida lloraba sin causa alguna.
¡No quiero matemáticas,
números que horror,
tampoco quiero hacer religión!
No era religiosa la niña, era su decisión.

Eligió orientación de curso
solo es hablar y nada más.
¡No! Le decía su madre.
“Elige algo más profesional”.
Entonces elijo inglés,
hablaré lo que sea, los niños y niñas se
podrán celosos esta vez.

Pero su madre le exigía más,
quería algo más profesional.
¡No quiero ser como tú!
La niña fue donde la bruja.
Tenía cola de ratón.
Y convirtió a la madre
en lo que se llama un ratón.

La sacó rápidamente.
Su padre le temía a los ratones,
la aplastaría de un solo golpe.
No encontraron a la bruja,
pero Mérida le enseñó a cazar a
Elinor-ratón.
Cuando regresaron a casa de su padre la vio.
¡Casi se cae de cabeza!
su corazón saltaba.

Mérida vio tres ratones que eran sus
hermanos mayores, parecían tres
pompones blancos y pequeños.
Eran tan pequeños que Mérida casi
los aplastó.
Su padre la atrapó
¡No te dejaré matar a mi madre!
dijo Mérida.
Entonces le contó la historia.
Al anochecer Elinor-ratón
ya no era un ratón.

FIN

Rafaela Araya
Florencia Lennon