natalicioSanalfonso

Un padre de los pobres, un santo

Primogénito de cinco hermanos, nació el 23 de marzo de 1839 en Angri, una pequeña localidad italiana ubicada el sur de Nápoles. De pequeño demostró una personalidad dulce y amable, que acompañaba un carácter amante de la oración y ayuda a los pobres.

A los once años comunicó a sus padres la intención de ser sacerdote y, por cuenta propia, ingresó en 1850 al seminario episcopal Nocera de Pagani. Trece años más tarde, fue ordenado sacerdote por el Arzobispo de Salerno y de allí en más solo se dedicó a la evangelización de su pueblo natal con una prédica directa y sencilla, pero no por ello menos incisiva y profunda.

Destacó en su vida por la diligencia en entregar los sacramentos, con un tono paternal y comprensivo por los penitentes. Pero en su quehacer diario había un sueño pendiente, uno que le llevaría años concretar y por el cual nunca dejó de luchar. En sus últimos años de seminarista, Jesús le había pedido que apenas fuera nombrado sacerdote se diera a la tarea de fundar un instituto para religiosas y un hogar para niñas y niños desamparados.

De la mano de una futura religiosa -Sor Crocifissa, primera superiora de la orden- fundó la Congregación de las Hermanas Bautistinas del Nazareno y la residencia que eligieron para llevar a cabo su obra fue conocida como La Pequeña Casa de la Providencia.

San Alfonso María Fusco no dejó un gran legado escrito, ya que prefería dejar su testimonio a través de la palabra. Son esas pequeñas y profundas frases las que perduran hasta hoy como evidencia de una vida dedicada a estar cerca de Cristo y a instruir a quienes no tenían acceso a una educación formal.

Ya fallecido, su obra se expandió por cuatro continentes y llegó a Chile en medio de la Segunda Guerra Mundial para dar vida a un trío de colegios Bautistinos que siguen su ejemplo de vida y de gracia.

En 1976 el Papa Pablo VI reconoció sus virtudes y lo declaró venerable. Juan Pablo II lo beatificó en 2001 ofreciéndolo como ejemplo de modelo educador y protector de los pobres y necesitados. El Papa Francisco lo canonizó en 2016.

Para saber más de vida y obra puedes visitar la página que el Vaticano ha dedicado a su persona y legado.